Comunicado_agosto - Sindicato OTRAS

Menu
Vaya al Contenido
COMUNICADO DE OTRAS
 
Crear un sindicato de trabajadoras y trabajadores sexuales no es algo cómodo. Ni tampoco es sencillo.
 
Crear algo desde la nada, abriendo camino es siempre complicado y requiere un mucho de audacia y otro mucho de inconsciencia, pero la situación de las trabajadoras sexuales en este país, nos ha hecho tomar la determinación de, mediante la vía legal, organizarnos sindicalmente.
 
Somos mujeres y hombre trabajadoras, como usted y como usted, con la abismal diferencia de que para nosotras los derechos laborales se han convertido en una utopía.
 
Intentar que el empresario te contrate, que puedas acceder a bajas por enfermedad o maternidad, tener un sueldo a final de mes, vacaciones ó una jubilación, es impensable.
 
Es posible que a algunas personas con una posición acomodada en el gobierno enmascaren-tras la intocable tela del feminismo blanco heterosexual y burgués- que demandar derechos laborales para un sector empobrecido y estigmatizado es una atrocidad.
 
Para nosotras, sin embargo, es de plena justicia.
 
El abolicionismo esconde una moralina y un odio visceral hacia las trabajadoras sexuales que podría comprenderse si no fuera porque los derechos los merecemos todas y no sólo unas cuantas privilegiadas.
 
Las trabajadoras sexuales merecemos los mismos derechos laborales que el resto de la sociedad española, ni uno más. Pero tampoco consideraremos quedarnos con ni uno menos.
 
Cabría preguntarse por qué se acusa a un sindicato que reclama derechos laborales para las trabajadoras y trabajadores sexuales, de apoyar al empresariado, cuando justamente los sindicatos hacemos todo lo contrario.
 
Preguntémosles a los feminismos hegemónicos europeos, por qué levanta tantas ampollas en un gobierno “socialista obrero”, fundado por sindicalistas, que las mujeres más castigadas socialmente no pueden tener los mismos derechos que tienen ellas.
 
Y por último cabría cuestionarse a quién beneficia que las mujeres y hombres que trabajan en el sector del trabajo sexual, carezcan sistemáticamente de derechos laborales.
 
Un sinsentido como éste que estamos sufriendo en nuestro colectivo, lleva a que nos organicemos como las personas adultas, libre pensadoras y luchadoras que somos.
 
Otra cosa sería entrar a valorar por qué nuestro gobierno con su presidente al frente, desconoce que el trabajo sexual es un trabajo.
 
Reconocido por ejemplo por la OIT, por Amnistía Internacional, por Médicos del Mundo o por la ONU. Organizaciones que luchan de forma continuada desde hace décadas para que las sociedades a nivel global sean más justas y equitativas.
 
Las y los T.S. merecemos todo el reconocimiento y el respeto por parte de las instituciones, les guste nuestro trabajo o no.
 
Nosotras no somos sujetos pasivos, si no mujeres adultas que sabemos luchar por lo que queremos, dentro de la legalidad establecida y buscando el bienestar de todas aquellas personas estigmatizadas, criminalizadas y a las que quieren mantenernos en los márgenes.
 
A nosotras, las trabajadoras sexuales.
 
OTRAS desea mandar un mensaje muy claro de lucha reivindicativa, social, laboral y de DDHH porque, mañana es hoy.
Regreso al contenido