Congreso - Sindicato OTRAS

Menu
Vaya al Contenido
LINEAS DE ACTUACION SINDICATO OTRAS
 
Las trabajadoras en calle, polígonos y carreteras deben poder ejercer con libertad y seguridad.
 
Las policías nacionales, autonómicas y municipales no deben ejercer presión y por supuesto su labor debe ser la de defender y proteger a las trabajadoras y trabajadores del sector más vulnerable, haciendo especial hincapié en las personas migrantes.
Por ello creemos que es necesario que la llamada Ley Mordaza sea derogada.
 
Es absolutamente imprescindible que los diferentes cuerpos policiales no causen aprensión ni desconfianza a las personas trabajadoras sexuales. Deben representar la ley desde el acercamiento y la protección y para ello es importante una formación específica para tratar temas tan delicados como es el trabajo sexual, y así evitar el miedo a las propias FCS.
 
Es necesario diferenciar al proxeneta del empresario –éste debe ejercer como tal y contratar a sus trabajadoras y trabajadores, con normalidad, como si de otro sector laboral se tratara.
Así mismo, reclamamos una clara diferenciación entre el libre ejercicio de la trabajadora y el tráfico y la trata de seres humanos que se da en el ámbito del trabajo sexual, como también en otros sectores como la industria, la agricultura, el sector textil o el servicio doméstico.
Por ello creemos y solicitamos la reforma del Código Penal diferenciando proxenetas de empresarios. Los proxenetas deben estar más perseguidos y castigados.
La trata y el tráfico deben estar más especificados, si fuese necesario, para que sea más sencilla su persecución.
 
OTRAS está absolutamente en contra de la trata y el tráfico de personas para fines de explotación sexual, y de cualquier otro tipo.
 
En los distintos ámbitos municipales y/o supramunicipales, solicitaremos a los ayuntamientos la derogación de las Ordenanzas Municipales que multan, castigan, sancionan y criminalizan a las trabadoras/es y/o a sus clientes.
Las medidas actuales, recogidas en las distintas normativas, lejos de ayudar en algo a las mujeres que ejercen prostitución, las obliga a esconderse o a trabajar para terceros.
Proponemos en su lugar, lograr acuerdos entre trabajadoras/es y ayuntamientos para pactar espacios y horarios, con la seguridad que ello comportará mejoras para todo el colectivo en cuanto a seguridad y estabilidad emocional y personal.
 
OTRAS tiene la intención de defender los derechos de las personas que ejercen trabajo sexual y para ello, no dudará en reclamarlos frente a los organismos correspondientes para poder enfrentarnos a los empresarios que realicen explotación laboral.
Solicitaremos a la TGSS una mayor intensidad en la búsqueda de falsas autónomas/os en el sector del trabajo sexual. Por supuesto ante las distintas Inspecciones de Trabajo y si fuese necesario ante las salas de lo Social.
Solicitaremos así mismo, ante el INE y AEAT, epígrafe propio como trabajadoras/es sexuales en los diferentes sectores de actividad.
 
Un sindicato especializado como lo es OTRAS debe estar presente en todas las mesas donde se debata sobre trabajo sexual, especialmente sobre prostitución, con especial inclusión de las personas trans. La representación sindical debe ser una prioridad absoluta para entender y defender el trabajo sexual como cualquier otro.
Ello incluye, por supuesto las comisiones técnicas de aquellas leyes que se promuevan desde el Congreso en ámbitos como la Igualdad, Trabajo, Migración…
 
Como sindicato inclusivo exigiremos la aplicación de una Ley Estatal de Género que no requiera de la autorización médica para los trámites administrativos.
Cuotas de acceso a personas trans –especialmente mujeres- a vivienda protegida y empleo público.
No hay duda de que el periodismo es la fuente de información para millones de personas y que hay que instarles a ser rigurosos y precisos en un tema tan delicado como el trabajo sexual, del cual, todo el mundo se atreve a opinar sin conocerlo.
Una cosa son las opiniones y otra muy distinta, los hechos.
La prensa debe informar con rigurosidad y sin criminalizar ni victimizar a las trabajadoras/es sexuales. Es su responsabilidad hacerlo de este modo y la nuestra, formarles en este tema para que las noticias sean veraces y certeras.
De igual manera que, nuestros representantes políticos hagan un esfuerzo para utilizar un lenguaje adecuado, no excluyente y, sobre todo, sin confundir entre el libre ejercicio del trabajo sexual y los delitos de trata o tráfico, lo consideramos imprescindible.
 
Regreso al contenido